Porque hay a quien le gusta el olor reciente de un café cortado. Porque hay quien grita "touché!" cuando se encuentra una mirada diferente. Porque cruzar en rojo da la vida y con los ojos cerrados se llega antes a ese otro lado adictivo, furtivo y agridulce. Porque las entrelineas guardan los secretos y ayudan a imaginar. Bienvenidos, pasen y lean...

28 octubre 2007

QUIEN ES QUIEN

Corrías quemando la acera con la planta de los pies. Con los pulmones helados como dos globos suicidas a punto de estallar. A punto de escupir el corazón por la garganta. Corrías arañando el aire con tu barba de tres días y tus ojos de dos mil.
Corría sin fundir los tacones de cazar en la viscosidad de los bordillos. Perdiendo pestañas que se enfrentaban a la dirección del viento de ciudad. Con los labios ardiendo de rabia y los muslos a diez metros de mí.
Aullabas a la libertad de los instintos. Al ansia puta. A los arañazos que se lamen solos. Al poder de los dientes desatados. A las zarpas sin alianza. A los pelos sin lengua y el idioma de sólo dos vocales.
Invocaba al poder de la pistola enganchada en una liga. Al cetro de charol. Al rojo de la sangre de quien corre a cuatro patas. A tu cabeza colgada en mi pared.
Corríamos sin rumbo, sin casa, sin saber. Corríamos sin aliento, sin miedo, ciegos, con ganas de algo, por calles perpendiculares y oscuras. Con la luna llena de bombilla, blanqueándonos la piel y la locura.
Llegamos con las piernas temblando al cruce de tu acera con mi asfalto. Te paraste en seco, clavándote las uñas en las palmas de las manos. Me paré a medio pie de tu nariz. Apreté los dientes, como en un pulso de rocas, soltando escalofríos por la nuca.
Me agarraste de la muñeca sin decir nada, mirándome fijamente a los ojos. Sumaste dos mil diecinueve, y surcos de tres días en la córnea.
Me dejé agarrar y echamos a correr como cuerpos sin alma. Con el reflejo a la velocidad de la luz en los escaparates. Dejamos atrás farolas, hoteles, puertas y ventanas. Respirando fuera de las afueras. Corrimos hacia donde el horizonte no se cose en vertical, y los grillos se rompen las cuerdas vocales.
La luna se fundió en una subida de tensión después de horas alumbrando gemidos.
Amanecimos con rocío en los párpados y un nudo de doble lazo, piernas y brazos.
Tú... arañazos de los que se lamen solos en la espalda y huellas de colmillos en el cuello.
Yo... una bala de plata en el abdomen y ojos de loba sin luna.
Amanecimos preguntándonos de quien sería la cabeza y de quien la pared.

21 comentarios:

Belén dijo...

Pues yo no me atrevo a decir nada, no sea que acabe yo con el nudo...

Besos!!!!!

El Dueño de los Cajones dijo...

Materia prima.
Hace dos noches la contemplaba, tal cual la foto que tienes ahí.

FER dijo...

Me encantan las noches salvajes... con luna llena o sin ella.

Besos contingentes ;-)

Quejio dijo...

Esas cosas que te pasan ... ¿sólo te ocurren en luna llena o cuando te desvistesN en rojo?.


Me encanta cuando dices: Corrimos hacia donde el horizonte no se cose en vertical, siempre tienes algo que te robaría.

Besos lunáticos.

P. D. Usted tiene un possit en mi rincón.

principito dijo...

Me encanta y me encantas. Un beso (rojo).

Beauséant dijo...

lo malo de huír es que es algo de un sólo sentido y siempre se acaban perdiendo cosas por el camino..

pero es bueno mientras dura, eso sí ;)

vega dijo...

ya te he dicho que me encanta, que es básicamente lo que digo siempre que leo algo que tú escribes... es una cosa de lo más previsible y de lo más vulgar mi comentario...
de todas maneras me encanta, y cuando he leído "barba de tres días" lo he imaginado a él...

"Aullabas a la libertad de los instintos. Al ansia puta. A los arañazos que se lamen solos"

Eso me lo guardo!!!!

Muchos besos de ansia puta de tantas cosas... (tan ansiosa y tan puta de tantas cosas...)

Henry J dijo...

Genial, dosis de energía apasionantes, jooooder genial!!!

Sherezade dijo...

Estoy segura de que no encontrasteis, ni encontrareis, respuesta.

P.D. Es extraño volver a la ciudad amarilla por unas horas y leerte en papel, para variar.

Mercredi dijo...

Me encanta...No serás tú un poco loba?xD Me seguiré metiendo contigo por mucho que te quejes,jaja
Nunca dejes de aullarle a la luna,pequeña licántropa.

Octavia dijo...

waaaaaaaaaaaa...fuerte pero bueno

Escéptico dijo...

Discúlpenme quienes se hayan sentido molestos por mis intervenciones numéricas. Es lógico: ustedes desconocían que era un juego aceptado por Adicta y por mí, en el cual yo simplemente puntuaba. "¿Con qué criterio?", preguntaban una vez y otra. Simplemente valoraba qué sentía al leerlo, cuánto me gustaba y yo que sé más.

Era un juego. Pero yo, desde hoy, ya no tengo fuerzas para jugar.

Un saludo a todos.

Prufrock Balcells dijo...

Te he encontrado introducida en el tribuna universitaria. Felizmente te leo. :-)

vega dijo...

Escéptico: a mi me parece muy bien todo eso del juego y la aceptación (primero empezó el juego y luego la aceptación, de todas formas) pero lo que no entendí nunca y sigo sin entender, es lo de los decimales, o dicho de otra forma esa capacidad tuya para cuantificar los sentimientos, pesar y medir con tantísima precisión...
Pero nunca me sentí molesta por los numeritos, aunque muchas veces en desacuerdo...
Y siento que ya no te queden fuerzas para jugar, porque a mi me divertía jugar a adivinar tus puntuaciones...

Angie dijo...

Sabes? Al leerte siempre me pasa lo mismo.. me quedo pensativa un buen rato, incluso creo que con la boca abierta, intentando beberme las palabras y ser en parte protagonista de la historia..
y hoy, he quedado más absorta si cabe..
casi me he sentido correr por esas calles..almbrada por esa luna de bombilla..

un beso.. hoy rojo ciruela..

Naty dijo...

Quizás la respuesta a la pregunta sea lo que menos importa y esa enorme luna lo que nos siga quitando el aliento (¡Que dicha!)

La niña perdida dijo...

Vengo y me lleno de rojos, de noches y sábanas revueltas,sueños llenos. Y mis pies ya no reconocen esta ciudad y me pregunto porque no eché yo también a correr...
Me encantas, siempre!

Un abrazooo
=)

.JL. en los afelios dijo...

He tenido que incorporarme,
pensar en tus metáforas,
de tu letra redimirme,
de tu puño sacudir una incosciencia serena y firme.

He tenido que parar,
encenderme un cigarrillo
a pesar de las contraindicaciones médicas,
y seguir leyendo,
disfrutando una calada con cada parrafo tuyo,

he tenido que darme una ducha de agua fría,
pero eso no es algo nuevo que suceda despues de leerte...

He tenido que incorporarme,
para escribirte lo que pensaba,
algo que minimamente,
roce la suela de tus botas de aguja...

Un beso... dos, tres.

Carmen dijo...

No... no puedo comentar nada. Cualquier cosa, lo estropearía.

Genial, más que genial.

UN beso siempre tan rojo

alicia dijo...

Que pasión, me voy corriendo!!!

Gwynette dijo...

Solo puedo decirte: Felicidades Hija Mia !!!! =_O
...lástima, no puedes ver que dientes de vampira se me han puesto !!!! :-)

Besitos en rojo