Porque hay a quien le gusta el olor reciente de un café cortado. Porque hay quien grita "touché!" cuando se encuentra una mirada diferente. Porque cruzar en rojo da la vida y con los ojos cerrados se llega antes a ese otro lado adictivo, furtivo y agridulce. Porque las entrelineas guardan los secretos y ayudan a imaginar. Bienvenidos, pasen y lean...

31 enero 2008

FALLO DE FÁBRICA


Se miró en el espejo casi sorprendida, preguntándose en qué momento la zona de piel que soportaba el peso de sus gafas había dejado de ofrecer resistencia a eso que llaman gravedad, aún sin saber exactamente lo que era… No supo responder y la tetera sonó como música de fondo.
Quizá nunca había sido diferente. Quizá el blanco y la profundidad de los surcos de su frente eran tan solo un fallo de fábrica. No recordaba…
Apagó la luz del baño y se dirigió hacia la cocina, que cada día parecía reptar más allá del pasillo. Se quedó quieta, mirando la madera cansada de ese armario, siempre lleno de galletas para las visitas, que por fallo de fábrica desaparecieron el mismo día que la gravedad. -¿En que momento habían caducado las galletas?- Otra vez, no supo contestar…






A Teresa, la 3ª del 3ºC,
porque cada vez más
te echo de menos...

18 comentarios:

Belén dijo...

Los fallos de fábrica a veces se traducen en experiencia y en sabiduría, pero lo malo es que a veces vienen tan de sopetón que no sabemos que coño estábamos haciendo...

Besicos

samuel_ dijo...

Sorprendente... (quizá quien escriba, esculpe, compone música... es un poco un fallo de fábrica... la lista de genios locos es enorme... ¿o serán las sociedades las que están locas?) Tus palabras son... tienes un don, con apenas unas líneas has destilado una historia llena de matices, que sugiere tantas cosas... Saludos y un abrazo.

.JL. en los afelios dijo...

Aún recuerdo verle andar cerca del horizonte, donde roza el cielo las praderas...
Sus piernas eran la base de su vida,
sus rodillas maquinaria perfecta,
le veía con una sonrisa que colgaba las tormentas del otoño,
que tendía de noche antes de dormir...

Silvar allá en el ancho mundo de castilla..
Nadie se dió cuenta,

un bastón...

El paso de los días aminora,
un descanso mas,
hoy me quedo en casa...

Dos bastones.

Tres meses sin salir,
hoy estoy cansado,
hoy me duelen mas que ayer,
pero menos que mañana.

distante.espejo dijo...

claro que sí. tienes razón. debería ser más claro.

Henry J dijo...

Pues la del 3º 3ª espero que no solo perdiera las galletas, aúnque como lo cuentas las visitas...ya sabes.

Un freak desconocido.

Tristancio dijo...

Me dejas, tristemente, interrogándome, si la soledad es una falla de fábrica.

(Y sin embargo, hay belleza en la tristeza que me cuentas).

Abrazo.-

Beauséant dijo...

es lo malo de que no avisen de que tu tiempo se ha acabado, muchas veces te quedas atrapado en los rincones de tu vida, y te sorprendes de como el mundo sigue girando sin tí..

un gran relato...

Henry J dijo...

“Por si te permites cinco minutos conmigo”...

Es un uso de tus armas de mujer, que debería estar penalizado, eso sí yo pago esa jodida multa!!!!

Las salas de espera no tienen genero, las mías no podían ser más femeninas y las tuyas mean de pie, juas!

Tengo que contarte lo que supera a la ducha, pero es laaaaargo…

Juas!

Carmen dijo...

yo siempre voy a tener galletas de canela en el armario...

qué melancolía leyéndote, y sin embargo... qué dulce.

un beso rojo, sin fallos, para tí

Naty dijo...

Fallos de fábrica que hacen a las personas/ a los momentos únicos e irrepetibles... Yo no cambiaría esas "imperfecciones" por nada... Saluditos :)

Dr. Durden dijo...

Yo vivo en un mundo de artículos defectuosos. Juguetes ingeniosos carentes de miembros. Poetas mudos.
Atletas postrados. Algún día, todo será al revés, y la gran fábrica, construirá a sus prodigios privados de vida, enfermos, marchitados. Y entonces, únicamente el paso del tiempo, hará que vuelvan a florecer.

Reno dijo...

* Por eso no es bueno tener espejos en casa... si.... por eso.

El Samurai Entiende dijo...

Te defines bien.

Gracias.

Mercredi dijo...

Creo que la humanidad en general llevamos cientos de "fallos de fábrica" y me pregunto si no seremos un gran error.Hasta nuestras células no nos soportan y prefieren morirse para arrugarnos primero y asesinarnos al final.
Eso mismo, somos una caja de galletas,primero caducamos,,,y al final sólo quedan migajas.

Conso dijo...

El uso desgasta la maquinaria irremediablemente. Cuando está flamante nadie se acuerda del fabricante.
Bello.
Besos.

FER dijo...

Peculiaridades de fábrica, diría yo, nada de fallos. Además, esos surcos hacen interesante: vamos a convencernos de eso, que pronto tocarán, al menos a mí. Ays, la edad.

Besos muy bien fabricados.

P.S. Creo que ya no hay letritas de esas en mi blog ^^

Henry J dijo...

Pues tu próximamente está cargadito...

Rojadeloscojones....juas!

Aquí taremos waiting!

Tesa dijo...

Los surcos de la frente son el código de barras donde se esconde el número secreto de la cuenta atrás para desconectar con la realidad cuando ésta se queda sin relieves ni para apoyar unas tristes gafas de ver lo imprescindible.

Y ya no hay galletas en el armario, porque tampoco hay visitas. O puede que sí, pero a Teresa ya le tiene sin cuidado. ¿Será un defecto de fábrica?

Genial, adicta. Voy a enlazarte, que si no te pierdo.

Besos.