Porque hay a quien le gusta el olor reciente de un café cortado. Porque hay quien grita "touché!" cuando se encuentra una mirada diferente. Porque cruzar en rojo da la vida y con los ojos cerrados se llega antes a ese otro lado adictivo, furtivo y agridulce. Porque las entrelineas guardan los secretos y ayudan a imaginar. Bienvenidos, pasen y lean...

08 septiembre 2008

QUIÉN SABE...


A veces, se pintaba

con luces de ojos

bebiéndose el fresco

de un patio de sombras.


Y a veces, extraía

gotas de sangre verde

del corazón de los tomates.

Dicen, (nadie), que

para desaprender a jugar

al desamor convencional (o nacional)

abrazada en sentido contrario,

a sus cartas de WhiteJack.

.

¿O era al revés?

19 comentarios:

Adrià dijo...

Seguramente era al revés…
O incluso a la inversa, pero da lo mismo.

Upss!

Tristancio dijo...

Se puede aprender a jugar al desamor??

Ésas son buenas noticias!!

Los tomates tienen sangre verde??

Vaya...

Intentaré aprender las lecciones de hoy.

Abrazo (rojo, que eso todavía lo siguen siendo los abrazos).-

Merypipis dijo...

roja...como un tomate asi estoy yo ^^

Mucho menos inchada...se me fue la ira en forma de sangre verde...de tomates y limones ;)

Parece que septiembre sigue sin existir a pesar de estar aplazada una visita un tal fin de semana de septiembre...

ammm y también aprendí a jugar al desamor...


Qué roja...y que grande... :)

Besos damita roja


^^ eres mi rincón escondido en salamanca..aquel al que tengo tantisimas ganas de ir... :)

besis!!!

BORJA F. CAAMAÑO dijo...

Opuestos o iguales porque los contrarios son, de hecho, lo mismo que el origen de su naturaleza distintiva... creo que me he hecho una paja mental, pero sé lo que intento decir.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.

AAN dijo...

Habrá que probarlo (lo de extaer el jugo verde de los tomates para protegernos de los portazos).

Besito, caperucita

Beauséant dijo...

en todos los cursos que me han ofrecido para el inicio de curso no figura el del desamor.. debe ser otra lección de esa que enseña la vida sin que nos demos cuenta..

alicia dijo...

seria al revés...

Anaaa dijo...

Seguro que el desamor es al revés de lo que nosotros mismos vemos y pensamos.
O tal vez no? Da igual

Tumulario dijo...

Desamor,
como desandar o desanudar
nos hablan de deshacer.
Yo prefiero desnudar
en sentido inverso,
contrario, o como sea
pero nunca despedir

FER dijo...

Tú me acusas de paranoide, pero... :-)

En fin, dime con quién andas...

Me gustan los corazones de los tomates. Esos sí que son rojos rojos, mejorando lo presente.

Besicos

Caledor dijo...

No vio mis ojos, ni estuvo en mi patio de sombras. Envidio a esos tomates.
Finalmente, tampoco desaprendió a jugar al desamor convencional, lo hubiera dicho alguien... lo hubiéramos sabido todos.

Un saludo

LILITH dijo...

Buenas imágenes adictaa..., me gusta como usas los paréntesis.

Un saludo muy rojo,

lilith

Conso dijo...

Adicta... tienes una tarea...

pOiSoN dijo...

el desamor... para mi una desafortunada palabra pero como otras existe...y la hemos sufrido...como dicen es ley de vida!!¿creo?

besitos!!

Mercredi dijo...

sangre verde...curioso, tanto rojo en tu vida y vas a teñir la sangre de verde,hehe
hablando de rojo y de "adictos a"´: ya me puedes ir contando qué ha pasado el martes, que desapareciste y no me pude despedir; y aún por encima me asaltó uno de 5º preguntando por la lolita de los labios rojos. Lo que me costó saber de qué me hablaba hasta que caí que nos había visto juntas y por eso acudió a mí. No le he dado ningún dato por si acaso,pero no seas cruel,nena,xD

BORJA F. CAAMAÑO dijo...

Ya tienes espumarajos 13. Espero que esté a la altura de tus espectativas.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.

Quejio dijo...

Vaya usted a saber ... Si cómo era es, o dejó de ser.

¿ Qué sabor tiene la sangre del corasón de los tomates verdes ?

Y luego dices, si no es lo que se dice ni cómo, sino lo que transmites. Ole.

Besos lunáticos y de color ...

La Chica De Pelo Marrón dijo...

donde enseñan a jugar al desamor? que buen negocio!!!

Reno dijo...

me quedo con el título, mi querida pasajera... no se puede jugar a enamorarse y menos a desenamorarse... lo dicen los fríos hechos y las noltálgicas palabras.