Porque hay a quien le gusta el olor reciente de un café cortado. Porque hay quien grita "touché!" cuando se encuentra una mirada diferente. Porque cruzar en rojo da la vida y con los ojos cerrados se llega antes a ese otro lado adictivo, furtivo y agridulce. Porque las entrelineas guardan los secretos y ayudan a imaginar. Bienvenidos, pasen y lean...

23 agosto 2010

Los mosquitos de Shanghái

Hay una especie de mosquitos que viene a morir a mis bombillas. Sus pequeñas alas dejan de moverse y dibujan tirabuzones en el aire antes de estrellarse en el parqué. Me recuerdan a esos primeros aviones rusos. Me pregunto qué hubiera pasado si el Ilya Muromets hubiera venido a morir a mi lámpara de araña.
Mi suelo no tiene nada que envidiar a un cementerio, a una alfombra negra y crujiente. A un festín tercermundista. Absolutamente nada.
Siempre imagino su largo viaje de muerte. Batir las alas en el Índico, después de haber estado horas pegados a las lámparas de papel de los burdeles chinos, de haber atravesado el vaho que deja el sudor de las prostitutas sedosas de Shanghái perfectamente vestidas de ácidos colores y zapatos pequeños. Muy pequeños. Supongo que solo los animales que lo han visto todo tienen la capacidad de elegir el momento de morir sin ápice de miedo. Y el lugar.
A veces me dan pena, y entonces me visto y bailo como esas prostitutas de porcelana, para que los últimos segundos en el techo hagan el boca a boca al resto de las especies, y se sientan como en casa.

6 comentarios:

el_hombre_que dijo...

Supongo que siempre es mejor morir intentando alcanzar el sol que vivir muerto de frío.
Como aquello de que siempre es mejor morir de pie que vivir de rodillas. Aunque tampoco está tan mal a veces (vivir de rodillas, digo...).

Juan Negro dijo...

...Tota vita nihil aliud quam ad mortem iter est...

Merypipis dijo...

Ay....desde hace un minuto, creo que también voy a bailarle a mis mosquitos...

Consigues darle a todo la delicadeza que guarda cada pedacito de naturaleza... y a sabes lo que me gustan a mi los bichitos y sus cosas...

Ay Roja....menos mal que has vuelto.... a ver si me vuelve a mi la inspiració....

Tristancio dijo...

Hermoso réquiem, para los mosquitos... y para la estupidez humana.

Abrazo.-

Julio. dijo...

Opino idem, lo mejor es el final... tanto que es bestial, descomunal, una imagen nítida de la escena, como en el peor vietnam o en la 2GM, un placer imaginarlo a lo Coppola

Omnipotens dijo...

sabes que vienen de shangai porque tienen los ojos rasgados, no?