Porque hay a quien le gusta el olor reciente de un café cortado. Porque hay quien grita "touché!" cuando se encuentra una mirada diferente. Porque cruzar en rojo da la vida y con los ojos cerrados se llega antes a ese otro lado adictivo, furtivo y agridulce. Porque las entrelineas guardan los secretos y ayudan a imaginar. Bienvenidos, pasen y lean...

23 agosto 2007

ESE PARA TI

Miró tres veces. Tocó. Cogió la roja.
-“Haría trasbordo”- pensó... –“del cuello al sofá y del sofá al suelo...” - Y la dejó colgada del gancho de metal, balanceándose, con la etiqueta mirando hacia abajo, como si fuese una prolongación de su jugosa ambigüedad...
Sí, era roja y de mujer, pero seguramente me agobiaría, me ahogaría y en vez de trasbordo se suicidaría directamente contra el suelo del hall...
Sonrió y siguió caminando por los pasillos brillantes de aquella tienda de ropa con luces estrafalarias y música demasiado alta. Tan alta que crispa, como cuando el de atrás hace ruidos continuados con los dedos en la mesa de un bar cualquiera.
Volvió a sonreír y pensó en copas de vino. Aunque el vino solo no le hiciese mucha gracia y prefiriese las mezclas de maceta y bomba atómica dulzona. En cambio le apeteció una copa, fría y grande, que se burlara de su mano y el carmín se quedara en el borde, tan callando...
Caminaba pensando y sin pensar acariciando de refilón las prendas colgadas en sus perchas, en su aparente y plástica armonía, adivinando las texturas...
Suave, algodón...no tanto...¿licra?, lentejuelas, terciopelo... con ese repelús que le producía el terciopelo...
Y ella siempre directa al rojo como si de feromonas se tratase.
No encontró el vestido que siempre buscaba, quizá porque ya de antemano sabía que no iba dejarse coger, o simplemente porque solo existía en su imaginación... Pero uno le miró desde una percha solitaria con cara de ¿jugamos?
Solo había uno. Talla S. Perfecto. –“Tiene mangas...las mangas son amigas de octubre...”-
Ese de suerte, de salmón, de salamandra...y siguió pensando palabras que empezaran por su talla mientras caminaba despacio hacia el probador, con el vestido entre las manos. Pensaba y pensaba, haciendo una más de esas cosas tontas que suele hacer cuando no quiere que haya nada mejor que hacer... como sumar los números de las matrículas de los coches, como recolectar miradas, como poner el despertador a las siete para apagarlo, darse media vuelta, suspirar feliz y levantarse a las doce o a las dos, o no levantarse y respirar tan hondo y tan lento que los mosquitos que sobrevivesen a sus ataques pensaran que estaba medio muerta.
Ese de sin vergüenza. Se miró al espejo y se rió un poco mientras se desabrochaba el botón del pantalón. Siempre me ha encantado el ruido que hacen los vaqueros cuando como por descuido caen al suelo, pero sin ello...
No le encantaba lo asfixiantemente pequeño del retináculo geométrico, tan iluminado...
Será que siempre prefirió la belleza de las sombras irregulares y el cerebro de Gaudí...
Se quitó la camiseta con sus mangas cortas de princesa, (aunque ella no lo era, ni quería serlo...), camiseta blanca, tan blanca que se peleaba con el color café con leche que había robado en la Barceloneta en un furgón parecido al del Dioni”...
¿El del Dioni? Volvió a reír...más fuerte...pensando que estar loca es tan divertido...
Se introdujo con cierta pena en el vestido por eso de perder la libertad que da la piel desnuda y se ató el lazo en la mitad de la espalda, como un ecuador de quita y pon.
-“Algo hippie, algo corto, tiene algo. Me lo quedo.”-
Se lo quitó otra vez con pena porque los vaqueros amenazaban aún más, con esposas para muslos y tobillos.
Ese de sudando...-“putos focos!”
Corrió la cortina y salió despeinada, un poco más bruja, como siempre que abandonaba algún probador...
Al salir dejó el cubo blanco sin perchas, porque odiaba encontrárselas, colapsando los ganchos de la pared y porque en el fondo era un poco buena...
La música volvió a crisparle las pestañas y volvió a sonreír imaginando un móvil volando por la ventana de un banco...
Ese de silvestre...¿silvestre? Porque el vestido tenía algo verde...sonrisa...
Frunció 30 grados el ceño con cierta resignación y se plantó en la cola, que parecía la de un perro hiperactivo al que no se la habían logrado cortar de pequeño...
Pero era la última y siempre le gustó eso de ver sin ser vista. Colección de espaldas de todas las marcas y modelos...
-“Efectivo? Tarjeta? Efectivo? Joder que indecisa...-
Ese de :¿soportable yo? No, no....
Sonrisa...Que banco será? Servired espero, que las comisiones no me hacen juego con el vestido... Efectivo...
Regaló una de esas sonrisas que regala, como una ONG ambulante, a los dependientes que llevan escrito en la frente “mal día”... quizás no, pero quizás algo alivia...
Y volvió a desandar los pasillos brillantes, canturreando, como una niña pequeña y feliz con cromos nuevos de angelitos y bebes, un poco tonta pero contenta...
Se dio media vuelta antes de salir para guiñarle un ojo a la corbata roja que seguía esperando no se qué en su gancho de metal...
En la calle overboocking , de ese que a ella le encanta, que le pierde entre las calles y la gente, preguntando a la gente por las calles y a las calles por la gente. Tarareando ese de salitre, de ese que se me ha colado en el bikini y del que no me quiero despedir, porque me hace compañía cuando el mar está callado, y la brisa dormida, y no hay pisadas entorno a mi cara provocando ese ruido de arena rozándose, como cuando tienes el oído pegado a la toalla...
Esa ese de sonido que me encanta...
-“Ya está. Pimientos rellenos de queso jamón y piña." -Aunque la piña se la sacó de la manga porque le encanta mezclar dulce y salado.- Ya sé que receta te voy a enseñar...”
Llegó al final de la calle y esperó a que el muñeco verde se esfumase.
Sonrió una vez más porque se sintió capaz de morder una yugular o dos por una copa de vino medio llena, mitad de Coca Cola, y un chorrito de chupito de melón...
Sonrió durante más tiempo de la cuenta, mordiéndose el labio de abajo para no soltar una carcajada y pensó, no sé si en alto o en bajo: “Ese, sí, ese... de un par sibaritas...“



8 comentarios:

la chica pirata dijo...

Ese de sensacional!!
Me encantó!

Sabes? a mí también me desquicia encontrarme las perchas desordenadas sobre el perchero!!(aunque debo ser un poquito mala... siempre las dejó allí...)


Un besazo! =P

vega dijo...

Ese de saborear: tu post, la tarde de compras, tus planes y tus repasos al diccionario.

un beso silabeante silbado en vasos (esto es de Irene, pero me lo presta, y pega con tanta ese)

Escéptico dijo...

Sinco.

principito dijo...

Ese de sensacional.

Iraultza dijo...

Algo sibarita, algo sistólico, algo seductor, tiene algo....me la quedo.

FER dijo...

Ese de septiembre está demasiado cerca y la VISA puede dejarme ese de seco de tantos probadores visitados.

Besicos

Tristancio dijo...

Sí sí... también ese vestido te queda bien, aunque no sé si en el tirante o en el ruedo hay un dejo de nostalgia. O quizá son mis ojos, que todo lo que leen lo tiñen de ese sentir.

(Me gustan tus palabras, porque se derraman como el agua por la piel del alma).

S de Saludos...

Conso dijo...

Confirmado. Se puede hacer una delicia de una mañana de compras.
Besos de mariposa